Lifestyle

3 formas de aprender perseverancia

Acompáñenme en un viaje por el tiempo a 2007. Estaba yo estudiando la preparatoria y era la persona más perseverante que he conocido. Mi experiencia es que la perseverancia se puede aprender y desaprender, que depende mucho de la voluntad, y que aunque hay formas de inspirar a la voluntad, también debemos de crear mecanismos que funcionen cuando la inspiración no está. 

La perseverancia es esencial. Ella nos permite mantener una buena salud, lograr aprendizajes significativos, y alcanzar metas. Sin perseverancia y voluntad, es fácil abandonar proyectos importantes por sentirnos abrumados. No se trata de estoicismo o superpoderes, sino de concentrarnos. 

Antes que nada veamos cosas que hay que eliminar, porque impiden que seamos verdaderamente perseverantes: 

Premios. Como maestra detesto la idea de recompensas y castigos para que alguien haga precisamente lo que debe de hacer. Los premios pueden costar dinero, siendo un obstáculo para la perseverancia financiera; pueden ser comida, destruyendo la templanza y arruinando las metas de salud. Si uno quiere ser perseverante para aprender un idioma, aprender el idioma es la recompensa. Los premios distraen del objetivo o demeritan su valor, y por ello no lo alcanzamos.  

Imposibilidad. No es imposible que llegues a tu peso ideal o que compres una casa. Lo imposible es establecer rutinas para lograrlo que sobrepasan los límites humanos. No llegarás a tu peso si tu dieta es demasiado restrictiva o te propones hacer ejercicio más horas de las que tiene el día. No lograrás ahorrar suficiente si dejas de invertir en cosas necesarias, pues pronto habrá algo descompuesto que pagar. 

Creer que la motivación lo es todo. La motivación es muy buena, y es normal querer mantenerla. Pero no hay motivación que dure meses, mucho menos años. Tarde o temprano los sacrificios para lograr algo importante toman su peso. Y se necesitan motivos fuertes que empujen a la voluntad a vencer ansiedades, desvelos, dolores, o lo que haga falta. 

Ahora bien, ¿cómo sí lograr la perseverancia? 

Un proyecto de arte. Pintar un cuadro, tocar una canción, hacer una manualidad, incluso cocinar una receta difícil. El punto es que la actividad represente un reto, requiera tiempo, y que sea una actividad que deba ser concluida. Enfocarse en lograr un resultado va a modificar hábitos. 

Ahorrar. Fija una cantidad como meta, pero una cantidad realista y un plazo. Analiza tus ingresos y gastos para poder tener una idea clara de cuánto puedes llegar a ahorrar. No te quedes sin dinero para emergencias, o pequeñas satisfacciones. Hay herramientas de ahorro en casi todas las apps bancarias, que programan apartados de cierta cantidad cada determinado tiempo. Aunque no te des cuenta, ahorrar te enseñará perseverancia porque aprenderás a gastar menos, es decir, a hacer sacrificios. Y verás un resultado tras vencer el plazo, lo que te permitirá cumplir alguna meta. 

Deporte. Haz ejercicio media hora al día. Más si puedes. Al menos seis meses. Cuida no excederte, pero no dejes que pasen dos días seguidos sin que tu rutina sea suficientemente retadora. Habrá días de endorfinas y habrá otros de fatiga y dolores musculares. Mientras no haya lesiones, sigue. Sin excusas: si llueve haz ejercicio en casa, si las piernas duelen haz brazo, pero no pares sin un motivo real. Esto te enseñará a darte cuenta que la incomodidad física, no es solo es soportable, sino trae grandes recompensas en tu salud física y mental, en tu agilidad, en derribar los límites que creías tener. Te hará fijar nuevas metas y sobre todo: te enseñará que al tener balance en tu vida, logras perseverar en varios proyectos a la vez. 

Extra para los creyentes: Rosario. Honestamente no hay nada que me haya enseñado más perseverancia. Empieza con un misterio al día o lánzate con el rosario completo. Toma las cuentas y recita tranquilamente. Cuando vas a prisa sin meditarlo, el tiempo es eterno. Reflexiona sobre los misterios y sobre las palabras que pronuncias o piensas. Deja que se conviertan en algo nuevo cada día. Pide por los pobres, los enfermos, los fallecidos, el personal médico, por tu familia, tus amigos, y por ti. Separa un momento del día y preséntate diariamente como te presentas para hablar con un amigo. 

¿Qué ha formado tu perseverancia? 

4 comentarios en “3 formas de aprender perseverancia”

  1. This is a great post on perseverance, Natalia! Perseverance is a challenge, but the feeling of accomplishment when achieved is a beautiful feeling. I love your ideas and your thoughts behind each. My favorite is the extra for believers: praying the rosary. What a beautiful gift the rosary is! I have started a rosary meditation that I have been doing daily now. It teaches a catechism every day and I am learning so much. It’s a little different from the traditional rosary prayer, but I was told it is the original way the rosary used to be prayed. I can share the link with you if you’re interested. I believe they just started translating it to Spanish too. :). But, we are so blessed to have the gift of the rosary!

    http://lizzyslatest.com/

    Me gusta

  2. These is good advice! it’s important to build up perseverance it’s a helpful quality to have but one that doesn’t always come easily!

    Hope that you are having a good week 🙂

    Me gusta

¿Qué opinas de este post?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s