Reflexión sobre esperanza
Fe

El arte de esperarlo todo en medio de nada

La esperanza es mucho más que arte. Eran las nueve de la mañana, comía apresurada la fruta de mi desayuno mientras me apresuraba preparando los últimos detalles de mi clase de ayer. Los rayos del sol traspasando mi cortina blanca anunciando con su movimiento que el tiempo en realidad no se ha detenido.

Ojalá lo hubiera hecho. El corazón no late igual desde que empezó el encierro. La comida no sabe igual, el calor no se disfruta, los árboles ya dan sombra pero están demasiado lejos. Muchas cosas parecen haber quedado atrás.

Hace días que despierto y sonrío porque debo hacerlo. Pero todo lo que dibujaba mi sonrisa antes de despertar, se quedó en marzo. El descanso que tanto deseaba, terminó por arrebatar todo por lo que había rezado.

¿Cómo mantener la esperanza en los momentos difíciles? ¿Cómo Dios nos ayuda cuando ya no hay solución?

Tomé mi Biblia, aún sin terminar mi trabajo pero harta de las ausencias y recuerdos.

No se inquieten por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presenten a Dios sus peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias.

Filipenses 4, 6

Y recordé el Salmo 37 que había puesto aquí hace unos días:

Confía en el Señor y obra el bien, vive en la tierra y practica la lealtad, disfruta pensando en el Señor y te dará lo que pida tu corazón

Salmo 37, 3-4

Dios no nos creó para la ansiedad. Nos creó para vivir en estos tiempos de incertidumbre, sin duda, pero no para vivirlos de esta forma. A veces siento que soy demasiado insistente en mi oración, que debo de hacer otras cosas. Pero Dios mismo nos manda pedirle y suplicarle, mientras obramos bien.

Y luego está la invitación a la contemplación: a mirarlo a Él, a dejarnos encantar por Él. A verlo en ese sol que atravesaba las cortinas, a hacer mi trabajo por amor a Él, a esperar “contra toda esperanza” (Santa Teresita).

Hoy espero en Dios. Espero porque Él es fiel a sus promesas. Y le pido todo el día por los deseos de mi corazón, porque Él me lo manda. Y si Él me lo manda, Él me concederá la docilidad para recibir el cumplimiento de esos deseos.

Son tiempos difíciles. Pero son tiempos de consolarnos en la oración y en la esperanza. No hay mejores manos donde poner nuestra vida.

15 comentarios en “El arte de esperarlo todo en medio de nada”

  1. This is a beautiful post about prayer and hope, Natalia. These are very uncertain times and from the bible we have read about so many uncertain times in the past. Yet, through prayer, faith, and hope, we persevere. I love St. Therese as she is so inspiring in all those little things she did in her lifetime despite her hardships. Those little acts of love and service really became big things in the end and reminding myself of that helps me through this pandemic. 🙂

    http://lizzyslatest.com/

    Me gusta

¿Qué opinas de este post?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s